CIRCOOLAR, UNA EMPRESA QUE APUESTA POR LA ECONOMÍA CIRCULAR Y SOCIAL

CIRCOOLAR, UNA EMPRESA QUE APUESTA POR LA ECONOMÍA CIRCULAR Y SOCIAL

En el Taller de Costura contamos con una serie de clientes que consideramos más que clientes al uso ya que difunden nuestra actividad, nos recomiendan a otras marcas del sector, y además donan parte de sus beneficios a nuestra entidad. ¿Podemos pedir más?

Celina y Luis, creadores de Circoolar nos explican detalles sobre su marca y nos cuentan su filosofía en esta entrevista:

. Celina, Luis: ¿podéis presentaros brevemente?

Somos Celina y Luis y, a parte de que nos une nuestra trayectoria profesional en el mundo de la comunicación y de la sostenibilidad (más de 40 años de experiencia entre ambos), también compartimos el deseo y la motivación de crear un presente más justo y sostenible. Fue este deseo el que nos unió y el que nos llevó a crear Circoolar.

. ¿Nos podéis explicar qué es Circoolar?

Circoolar es un proyecto de innovación disruptiva dentro del ámbito del vestuario laboral.

Desde Circoolar queremos vestir a las empresas responsables y comprometidas acorde con sus propios valores y compromisos. Para ello introducimos los principios de la economía circular y del impacto social en el diseño, en la producción y en la confección de sus prendas corporativas.

Esto nos permite generar un impacto positivo en la vida de las personas y también en la salud del planeta, a través de un simple acto diario: vestirse.

. ¿Cuál es vuestra filosofía? ¿Nos podéis hablar de esa circularidad tan presente en vuestro core business?

Vistes como eres, y este sencillo gesto puede hacer mucho por el planeta y por las personas.

El modelo de producción y de consumo lineal de hoy en día ha puesto en jaque nuestro entorno. Ya no hablamos de cambio climático sino de emergencia climática, a la cual se le suma una creciente desigualdad social.

Dentro de este panorama nos encontramos con la industria de la moda, la segunda industria más contaminante del mundo, la cual genera tal cantidad de residuos que ya empiezan a considerarse como “el nuevo plástico”.

Nuestra filosofía: este modelo puede cambiar a mejor, siendo más respetuoso con los impactos sociales y medioambientales generados. Y esto pasa por introducir la circularidad en el concepto, que se basa en convertir el residuo en recurso, a través de un diseño pensado para minimizar impactos y alargar la vida de las prendas con tal de asegurar su reciclabilidad. Mediante esta idea, las prendas están destinadas a convertirse nuevamente en un recurso para prendas futuras y/o soluciones textiles.

Una filosofía inspirada en la naturaleza, donde nada es considerado residual ya que todo se vuelve a aprovechar y todo está en total armonía con el entorno.

. ¿Con qué tipo de clientes trabajáis?

Somos un negocio B2B, es decir, nos dirigimos a empresas ofreciendo ropa laboral.

Por suerte, cada vez son más las empresas que comprenden que deben ser parte de la solución a los problemas sociales y medioambientales, y que deben dar un paso adelante y tomar cartas en el asunto. Todo ello pasa por replantearse el “cómo” se hacen las cosas, y cambiar la forma de ser, hacer y pensar de las empresas.

Dentro de nuestro abanico de clientes encontramos a grandes y pequeñas empresas, todas ellas provenientes de diferentes sectores pero que comparten un propósito común: contribuir al desarrollo social y medioambiental.

¿Qué tipo de uniformes hacéis? ¿Quién los diseña?

En estos momentos estamos centrados en la uniformidad de categoría 1, lo que serían prendas “básicas” como camisas, camisetas, polos, pantalones, delantales, forros polares, chaquetillas de chef y elementos de decoración como manteles, servilletas, cojines…

Esperamos poder entrar pronto en las categorías 2 y 3: EPIs y alta visibilidad, siempre sostenibles.

Trabajamos con diferentes diseñadores expertos en el mundo de la moda y de la sostenibilidad, que añaden esta dimensión del pensamiento “eco” a la hora de diseñar las prendas. Es en el momento del diseño en el que se decide prácticamente el 80% de los impactos que una prenda puede llegar a tener. Fasolà cooperativa es uno de nuestros partners de diseño.

. ¿Cómo llegasteis a Roure? ¿De dónde surge la colaboración?

Ya conocíamos a Roure debido a nuestro pasado vinculado a la sostenibilidad y a la acción social, y sabíamos de su actividad textil pero sobretodo conocíamos su compromiso, su profesionalidad, su seriedad y su impacto positivo en la comunidad local.

Desde un inicio tuvimos muy claro que Roure debía formar parte de nuestro proyecto y, de hecho, así es, ¡y estamos más que encantados!

El espíritu que se respira en su taller es increíble e indescriptible, y su profesionalidad y seriedad son de admirar.

. Es un gusto contar con clientes como vosotros, tan implicados, y podríamos decir que sois como embajadores del taller. ¿Trabajáis con más talleres? ¿Qué es lo que buscáis cuando necesitáis un taller de confección?

Estamos iniciando conversaciones para conseguir colaboraciones con otros posibles talleres similares a Roure, en los que se genera un impacto positivo en materia de empoderamiento y de inserción social a través de un trabajo digno.

Paralelamente, y dada la necesidad de asumir grandes producciones, hemos llevado a cabo una colaboración con talleres de Marruecos y de Portugal, eso sí: siempre con el imperativo de asegurarnos que en dichos talleres se cumplen las condiciones dignas de trabajo, sueldos, jornadas… Contar con auditorías que así lo acrediten es fundamental.

Nuestro compromiso con la sostenibilidad no es sólo a nivel medioambiental sino también social, y todavía más en un sector en el que en los últimos años las cosas no se han hecho nada bien.

Así pues, apostamos por una confección local, transparente, digna, y que genere empoderamiento e impacto positivo en la vida de las personas y de sus familias, como es el caso de Roure.