FUNDACIÓN ROURE CONTRATA A TRES PERSONAS EN EL MARCO DEL PROGRAMA ACOL

FUNDACIÓN ROURE CONTRATA A TRES PERSONAS EN EL MARCO DEL PROGRAMA ACOL

Hablamos con Diana Dewey, responsable del Economato Comunitario, Jordi Purrà, director de la Fundación y Natali, nueva incorporación de Roure, para que nos expliquen cómo ha ido el proceso de esta subvención visto desde diferentes perspectivas. 

 
— ¿Qué es ACOL? 
— ACOL es una subvención del Servicio de Ocupación de Cataluña (SOC) junto con la Secretaría de Igualdad, Migraciones y Ciudadanía, que tiene como finalidad la contratación y formación de personas migradas en situación irregular. Durante 12 meses tienen un contrato que les da el primer permiso de residencia en el país.  

 
— ¿Había requisitos para optar a la subvención? 
— Sí, tanto por las entidades participantes como por las personas que optaban al contrato. Ha sido un proceso largo y con requisitos muy estrictos, tales como residir empadronado desde hacía 3 años en el mismo lugar y los dos últimos en Cataluña, entre otros. Cuando la persona se quería presentar, le pedían una serie de documentación para sumar puntos: si ha hecho un esfuerzo de integración, si tiene el certificado de primera acogida, cuál es su situación familiar, su situación de vivienda, y también si ha hecho muchos cursos. 
En el caso de la entidad social, tenías que ser una entidad sin ánimo de lucro con sede en Cataluña, disponer de certificado digital y de un correo para notificaciones. 

 
— ¿Por qué interesó a Roure pedir la subvención? 
— Había dos necesidades muy claras. Queríamos ayudar a las personas que estaban en una situación complicada a nivel laboral y teníamos la necesidad de contratar más personal en algunos de los proyectos de la Fundación, como la Lavandería Solidaria y la Ayuda en Domicilios.  
Se creó un “banco de candidatos” y se hizo un reclamo a otras entidades y a algunos de los proyectos de la Fundación (Economato Comunitario, Comedor Social y Taller de Costura). 
Después de ver muchos posibles candidatos, finalmente se enviaron al SOC siete personas, que pasaron por diferentes administraciones, entre ellas la Generalitat de Cataluña, Hacienda, Tesorería… Finalmente nos aprobaron a tres, que son las personas que actualmente están trabajando en la Fundación. Dos de ellas trabajan en la Lavandería Solidaria y la tercera, la Natali, en el proyecto de Apoyo en los Domicilios. 

 
— Natali, ¿cómo gestionaste la documentación que tenías que presentar durante el proceso? 

 
— Ha sido un proceso largo. Tenía muchos requisitos y te pedían muchos cursos, 3 de catalán, por ejemplo, y el problema es que cuando pedías certificados, algunos caducaban a los 3 o 6 meses, con lo cual los tuve que pedir más de una vez. Otro problema es que tenías que pedir papeles a diferentes administraciones. 

 
— ¿Nos podrías explicar cómo estás actualmente en la Fundación y qué tareas desarrollas? 

 
— En la Fundación estoy muy a gusto, me siento muy cómoda. Estoy en el proyecto de Apoyo en los Domicilios. Actualmente atiendo a diez domicilios. Me gusta hacer compañía a los más mayores, puesto que muchos no pueden salir de casa y necesitan alguien con quien hablar. Yo estaría encantada de bajar a la calle con ellos pero, en algunos casos, debido al estado de sus viviendas y su poca movilidad, es complicado bajarlos porque después los tendría que subir, y sería casi imposible. En uno de los casos que llevo, Cruz Roja viene un día a la semana y baja a la señora para que pueda salir a la calle. Después la vuelven a subir a casa.  

 
— Diana, ¿qué tareas trataste tú? 
— Hice una primera selección de personas que podían optar a la ayuda, los orienté y acompañé en algunos trámites. Algunos de ellos tenían dificultades con el idioma. Ha sido un proceso agotador y a veces estresante, pero ha valido mucho la pena y me ha gustado mucho participar y poder ayudar a estas personas y a la Fundación. 

 
— Jordi, ¿qué responsabilidades tenías dentro de esta subvención? 
— Es una nueva línea de trabajo en la Fundación y tanto la solicitud como el desarrollo de la acción necesitaban una dedicación significativa. Al ser una subvención con muchos detalles a tener en cuenta, requería una coordinación y seguimiento de los pasos a realizar y de los participantes. 

 
— ¿Si pudieras resumir qué representa esta ayuda para estas personas y para Roure en una frase…?  
— Se trata de tres personas que, sin papeles de entrada, tienen la oportunidad de obtener un permiso de trabajo provisional durante un año y de contar con más opciones para conseguir un permiso de trabajo definitivo. Para Roure, esto implica integrarlos y formarlos.